Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

1 nov. 2013

El Día de Muertos, una fiesta para celebrar la vida

Qué decir a cerca de esta popular e importante celebración. 



1. El Día de Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a los difuntos. Por tradición centenaria creemos que el 1° de noviembre, vienen los difuntos niños y el 2 los difuntos adultos. Coincide con las celebraciones católicas de Día de Todos los Santos y los Fieles Difuntos, respectivamente.

2. La UNESCO ha declarado esta festividad mexicana, como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Declaró esta fiesta mexicana como un encuentro anual entre las personas vivas que la celebran y sus antepasados difuntos que vienen de visita.

3. Los simbolismos que utilizamos, son todos simbolismos de vida y admiración hacia los difuntos.

  • Calaveras de dulce y en forma de rimas o epitafios humorísticos, es todo un ejercicio que nos da una idea clara y por adelantado, de cómo nos ven los demás hoy y de cómo podríamos ser recordados después de nuestra muerte.
  • El Pan de muerto, simboliza el sustento para la vida. Nos recuerda que nuestros difuntos están vivos.
  • Flores vivas y frescas, son símbolo de admiración, de respeto y de amor. La que más se utiliza es el Cempasúchitl, de la cual se cree, desde épocas prehispánicas, que su olor gusta, atrae y guía a las almas de los muertos al lugar exacto donde los esperan sus seres queridos.
  • Ir al panteón o a las criptas donde están nuestros difuntos, es casi obligada en México. Tiene el sentido de visitar, recordar y hacer más viva su presencia y sus recuerdos entre nosotros.
  • Altares en las casas, escuelas y lugares públicos, que tienen el sentido de resaltar la veneración, respeto y el recuerdo de nuestros difuntos. Se ponen ofrendas, que son comida, bebida,  y todo de lo que gustaba o utilizaba el difunto. Todo esto se coloca junto a su retrato, rodeados de veladoras que simbolizan una guía y la luz de la vida que sigue encendida en nuestros difuntos.


En conclusión, la vida después de la muerte, ha generado siempre incertidumbre y temor en las personas. Temor e incertidumbre que se ven superados por el amor y el respeto que generan los recuerdos que guardamos celosamente -como un tesoro- de nuestros seres queridos difuntos. 

Hoy, en esta fiesta del día de muertos, Crehas sugiere fortalecer la certeza que nuestros muertos están 
vivos y que, al menos una vez al año de manera festiva, vuelven a casa a comer (hanal pixan) y convivir con nosotros, mientras llega el momento del reencuentro definitivo con ellos. 
Antonio Alonzo, Director.
Crehas formación y desarrollo.
Orientación y consulta para abuelos, pareja y familia
al 999 346 6206
aalonzo@crehas.org 

www.crehas.org

0 comentarios:

Publicar un comentario