Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

4 mar. 2015

Fortalece tu Corazón.. Cuidar nuestro Corazón (segunda parte)

Fortalece tu Corazón..


Cuidar nuestro Corazón (segunda parte)

Estamos hablando del Top diez contra la Vejez, que responde a la pregunta, 
¿A qué nos enfrentamos cuando envejecemos?

Dijimos que el séptimo escenario se da, cuando se presenta alguna disfunción del órgano rey de la geriatría, el corazón.

1. ¿Qué podemos hacer para fortalecer nuestro corazón durante el envejecimiento?

Veamos algunas sugerencias:

  • Una buena rutina de ejercicio físico. Lo primero es estar seguros que nuestro corazón está en buenas condiciones. Si tenemos algún problema cardíaco, debemos hacer ejercicio bajo vigilancia médica. Pero definitivamente, en ambos casos es la mejor opción para fortalecer nuestro corazón y nuestro sistema circulatorio. Entre los más recomendables para los abuelos están, la caminata o la carrera, la natación o el aquagym que es una combinación de gimnasia y aeróbic, pero en el agua; el tai-Chi y la yoga, acompañadas de alguna gimnasia aeróbica y el spinning que es el aeróbic por excelencia. La frecuencia y tiempo ideales, 5 veces a la semana, por un mínimo de 20 minutos.

  • En la dieta evitar calorías y grasas y comer frutas, legumbres, vegetales y cereales, sobre todo de avena que es excelente para el corazón; es muy recomendable beber jugos que favorezcan la circulación y adelgacen la sangre; de manera especial el jugo de apio, combinado con piña, betabel, y sus hojitas de perejil, añadiendo un poco de zumo de naranja y miel de abeja. Que además de exquisito, es un regalo matutino para tu sistema cardiovascular.

  • Tomar cuando menos 2.5 litros de agua al día. La razón es que, a través del sudor, la orina y la respiración, solemos perder 2.5 litros de agua diariamente. Además, las personas que beben agua suficiente al día, tienen un 41% menos de posibilidades de sufrir un ataque al corazón. El agua es esencial para controlar nuestro peso corporal, ya que regula el apetito de manera natural y ayuda al cuerpo a metabolizar la grasa almacenada. Se recomienda tomar dos vasos de agua (templada) antes de cada comida y no tomar líquidos fríos durante o inmediatamente después de la comida, ya que los líquidos fríos solidifican cualquier cantidad de grasas que hayamos consumido, dificultando la digestión.

  • Buen descanso y relajación. Durante el sueño nocturno, suelen renovarse los tejidos de la piel y del corazón, entre otros tejidos. Mientras más oscura esté la habitación donde dormimos, mejor descansa el cerebro y el corazón; nuestro organismo se recupera mejor. Cuando estamos despiertos, la relajación, como hábito psicoprofiláctico está indicada para aquellas situaciones estresantes que los abuelos enfrentan en su vida diaria.





La frase del abuelo de hoy.


“La vida humana eterna sería insoportable. Cobra valor precisamente 
porque su brevedad y fragilidad nos hace cuidarla, apreciarla y disfrutarla”.

Quedo a tus órdenes.

Antonio Alonzo.


999 340 2321

aalonzo@crehas.org

0 comentarios:

Publicar un comentario