Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

27 oct. 2016

Los errores no son un lastre perpetuo

Uno, dos, tres… por la adultez
Antonio Alonzo Ruiz (*)
Hubo una vez un hombre que vadeaba un río. De repente, una moneda de oro que llevaba entre las manos, se le cayó al agua.
El hombre intentó recuperarla, pero la corriente se la había llevado. Lloró con gran amargura pues la consideraba su mayor tesoro.
Sigue la lectura dando clic en la imagen:



make people GIFs like this at MakeaGif

0 comentarios:

Publicar un comentario