Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

16 feb. 2017

Por una vida feliz

Uno, dos, tres… por la adultez
Antonio Alonzo Ruiz (*)
Para educar tus emociones, debes de antemano haber apaciguado, como decía Santa Teresa de Ávila, “a la loca de la casa”.
Refiriéndose a ese desgastante diálogo interno que no te deja tranquilo ni de día ni de noche. Esa retahíla interminable de pensamientos irracionales —suposiciones sin fundamento— que te hacen perder la calma y suelen provocar una falsa visión de las personas y de la vida.


Sigue la lectura dando clic en la imagen: 

0 comentarios:

Publicar un comentario