Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

8 feb. 2018

Buenas conversación y amistad

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

Una vez que estás entrenándote en “saludar con afecto” es necesario hacerlo también en la tercera habilidad básica para la interacción social: entablar una conversación.

La primera buena impresión la das cuando saludas con afecto, sin embargo, no es suficiente para entablar una comunicación significativa y duradera. ¿Qué sigue después de saludar con afecto?

Al conversar menciona el nombre de la persona cada vez que te dirijas a ella. Por ejemplo: “oye Anita, ahora que dices eso fíjate que…”.

Esta técnica te ayudará no solo a que Anita se dé cuenta que le estás poniendo toda tu atención, sino que activará áreas sensoriales de su cerebro —motoras y del lenguaje— que la dispone a dar respuestas significativas cada vez que escucha que alguien pronuncia su nombre de pila.

Sigue la lectura dando clic en la image


0 comentarios:

Publicar un comentario