Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

14 feb. 2019

El vicio, paisaje de pesadillas

Uno, dos, tres… por la adultez

Antonio Alonzo Ruiz (*)

Sin salir todavía de mi asombro por las sorprendentes declaraciones hechas por mi guía Sobriedad acerca de los trastornantes efectos de la gula, comencé a percibir en todo el ambiente una extraña brisa.

¿Por qué a medida que avanzamos, pregunté, se enrarece el ambiente?

Muy cerca estamos, contestó Sobriedad, del Valle de los caídos.

En ese mismo momento, a corta distancia, observé una especie de gran lago, amarillento, efervescente, cuyas burbujas al reventar expelían un denso humo que se adivinaba gaseoso y, a la vez, pestilente.

Seguimos avanzando. El paisaje era de pesadilla.


Advertí en mi interior, como si leves síntomas de ansiedad trataran de tomar el control de mis pensamientos y reacciones.




Sigue la lectura dando clic en la imagen

0 comentarios:

Publicar un comentario