Teléfonos |Citas | 999 346 6206

FacebookTwitterLinkedInGoogle PlusEmailSiguenos en YouTubeFacebook
Facebook

28 mar. 2019

Debes saber con claridad qué deseas encontrar


Uno, dos, tres… por la adultez
Antonio Alonzo Ruiz (*)
No salía aún de la fascinación que provocó en mí la grandeza de la puerta Empírea, aun plantada majestuosa frente a mí, cuando, a no lejana distancia, advertí otra puerta. Nada que ver con aquel otro paradisíaco monumento.
Esta otra puerta lucía vieja, enmohecida. Como injertada entre la piedra, en medio de la cual se insinuaba de baja estatura y angosta.
Los pasos para llegar a ella sugerían valentía, arrojo, atrevimiento.
En aquella inusual circunstancia, querido lector, comencé a abrigar un raro sentimiento de prisa.

Sigue la lectura dando clic en la imagen

0 comentarios:

Publicar un comentario